¿Qué son y cómo puedo administrar los permisos de las apps móviles?

Todos los días estamos buscando nuevas aplicaciones que nos faciliten la vida, y al instalarlas normalmente solemos otorgar permisos que hacen que las aplicaciones se integren con todos los datos que tenemos en nuestro teléfono.

Dicho eso, las aplicaciones, con los permisos adecuados, pueden acceder a mucha información almacenada en nuestros dispositivos. Además, lo hacen con el conocimiento del usuario, ya que somos nosotros quienes lo hemos permitido. Por eso, es que acá te vamos a dejar algunos pasos de cómo cambiar los permisos que sentimos que las aplicaciones no necesitan tener.

ANDROID
Si instalas una aplicación
Al descargar aplicaciones de Play Store, algunas solicitarán permiso para utilizar información antes de instalarlas. Cuando descargues aplicaciones desarrolladas para Android 6.0 y versiones posteriores, puedes permitir o denegar permisos al empezar a utilizarlas.

  1. Abre la aplicación Play Store Google Play.
  2. Accede a la página de detalles de una aplicación. Para consultar los permisos antes de
    descargarla, desplázate hasta «Desarrollador» y toca Información sobre permisos.
  3. Toca Instalar.
    Algunas aplicaciones se instalarán directamente. Cuando utilices una aplicación, puedes permitir o denegar solicitudes de permisos individuales antes de que la aplicación utilice este tipo de datos.

    Para otras aplicaciones, Google Play te muestra todos los grupos de permisos a los que podrá acceder una aplicación antes de instalarla. Esta información te ayuda a decidir si quieres hacerlo.

Si utilizas una aplicación instantánea
Si utilizas una aplicación instantánea, puedes permitir o denegar los permisos. Sigue estos pasos para ver cuáles son los permisos que tiene una aplicación instantánea:

  1. En tu dispositivo, abre la aplicación Ajustes.
  2. Accede a Google Aplicaciones instantáneas.
  3. Toca la aplicación sobre la que quieras obtener más información.
  4. Consulta la sección Permisos para ver los permisos de la aplicación.

Activar o desactivar permisos
Puedes cambiar los permisos a los que pueden acceder las aplicaciones en cualquier momento en la aplicación Ajustes principal de tu dispositivo. Recuerda que, si desactivas los permisos, es posible que no puedas utilizar algunas funciones de las aplicaciones de tu dispositivo.

Nota: Si utilizas una cuenta de Google de una empresa, de un centro educativo o de una organización gubernamental, es posible que el administrador utilice la aplicación Política de dispositivos para controlar determinados permisos.

Consultar los permisos de cada aplicación

Aplicaciones instaladas en el dispositivo:

  1. Abre la aplicación Ajustes principal del dispositivo.
  2. Toca Aplicaciones o Administrar aplicaciones (esta opción puede variar en función del dispositivo).
  3. Toca la aplicación que quieras actualizar.
  4. Toca Permisos.
  5. Junto al permiso que quieras activar, mueve el interruptor hacia la derecha hasta que cambie a color verde. Si quieres desactivar un permiso, mueve el interruptor hacia la izquierda hasta que se ponga gris.

Aplicaciones instantáneas:

  1. En tu dispositivo, abre la aplicación Ajustes .
  2. Accede a Google Aplicaciones instantáneas.
  3. Toca la aplicación sobre la que quieras obtener más información.
  4. Consulta la sección Permisos.

Ver todas las aplicaciones instaladas en el dispositivo que pueden acceder a permisos concretos

  1. Abre la aplicación Ajustes principal del dispositivo.
  2. Toca Aplicaciones o Administrador de aplicaciones (esta opción puede variar en función del dispositivo).
  3. Toca Ajustes Permisos de aplicaciones. Si no encuentras esta opción, es posible que tengas que tocar Privacidad y seguridad Permisos de aplicaciones.
  4. Toca un permiso.
  5. Si quieres activar ese permiso para una aplicación específica, mueve el interruptor hacia la derecha hasta que cambie a color verde. Si quieres desactivar un permiso, mueve el interruptor hacia la izquierda hasta que se ponga gris.

Comprobar los permisos de la aplicación si esta no funciona

Si una función de una aplicación no funciona como debería, sigue los pasos que se indican a continuación.
Paso 1: sigue las instrucciones para ponerte en contacto con el desarrollador de la aplicación.
Paso 2: Comprueba si se ha inhabilitado algún permiso. Sigue estos pasos para consultar los permisos de las aplicaciones:

  1. Abre la aplicación Ajustes principal del dispositivo.
  2. Toca Aplicaciones o Administrar aplicaciones (esta opción puede variar en función del dispositivo).
  3. Toca la aplicación que quieras consultar.
  4. Toca Permisos. Si un permiso está desactivado, el interruptor que aparece junto a él será de color gris.
  5. Considera la posibilidad de activar los permisos para ver si se soluciona el problema. Para activar un permiso, mueve el interruptor hacia la derecha hasta que se ponga verde.
  6. Vuelve a utilizar la aplicación.

iPhone / iPad
Permisos sobre la privacidad
La mayoría de los permisos interfieren en nuestra privacidad. De distintas formas, las aplicaciones intentan acceder a nuestra Galería, a nuestra Cámara, a nuestros Contactos, al micrófono, etc. Incluso algunas aplicaciones querrán tener acceso a tus cuentas de Facebook o Twitter.

Para gestionar esa privacidad puedes entrar directamente en Ajustes, Privacidad y seleccionar cualquiera de los permisos que hayas dado anteriormente. En cuanto entres en alguno de ellos, podrás ver qué aplicaciones tienen acceso a ellos. ¡Además podrás quitárselos directamente! Pero además, tendrás la posibilidad de decidir, como en algunos en concreto como la localización, si quieres que el acceso sea siempre, en ocasiones o nunca.

¿Qué tipo de permisos piden las apps y qué consecuencias puede tener darlos?
Generalmente, los permisos de las aplicaciones son para asegurar el correcto funcionamiento de ésta. Sin embargo, a veces estos permisos no son obligatorios y los desarrolladores buscan extraer información sobre el usuario para poder enviar publicidad personalizada. En el caso de una aplicación maliciosa, además, puede aprovecharlos para acceder y robar tu información personal almacenada en el dispositivo.

Los permisos que suelen pedir las apps antes de instalarse son los siguientes:

Dispositivo móvil
Teléfono: con ello se autoriza leer el estado del teléfono, saber el número, conocer el estado de la red móvil, hacer llamadas, conocer el histórico de las mismas, añadir mensajes de voz, gestionar llamadas colgando o descolgando e incluso redireccionar a otro número.

Almacenamiento o memoria del dispositivo
Almacenamiento / Memoria: ya sea a un sistema de almacenamiento externo como la tarjeta SD o almacenamiento interno, donde se autoriza a que lo lea o incluso a que almacene allí archivos.

Mensaje de texto
Mensajes de texto/ SMS: permite que la aplicación envíe mensajes de texto (SMS, MMS o incluso mensajes tipo Push WAP), lea los mensajes guardados y/o reciba nuevos.

Eventos en el calendario
Calendario: permite tanto leer, como editar y crear nuevos eventos en el calendario.

Cámara del dispositivo móvil
Cámara: se permite a una app tomar fotos y grabar vídeos por sí misma con el asalto a la intimidad que puede suponer esto, sobre todo si cae en malas manos.

Lista de contactos
Contactos: con este permiso, la aplicación solicita poder consultar la lista de contactos, editarla, añadir nuevos y también acceder a la lista de cuentas de servicios cuyo acceso tengamos activado a través del móvil.

GPS o localización wifi
Ubicación: se permite que la app sepa en todo momento donde nos encontramos, bien a través de GPS, bien a través de las antenas móviles o el wifi.

Grabaciones a través del micrófono
Micrófono: al permitir el acceso de la app al micrófono nos exponemos a que se graben conversaciones telefónicas o incluso actuar de micrófonos espía en cualquier otro momento.

Sensores corporales para otros dispositivos de actividad
Sensores corporales: estos permisos están ligados al uso de dispositivos como las pulseras de actividad. Con ello se facilitan datos sobre nuestra salud que normalmente pertenecen a nuestra vida privada.

Los riesgos van mucho más allá de la privacidad. Por ejemplo, a través del acceso al almacenamiento o memoria de nuestro dispositivo, podrían cifrar archivos importantes para vos y pedir un rescate para recuperar el acceso a ellos.

Comentarios

comentarios