La importancia del ambiente laboral positivo

El 40 % de los empleados considera el ambiente laboral un factor principal, esto según estudios que realizó Alares en España en el 2018. Estamos ante algo normal dentro de la generación millennials, que valora el experimentar, incluso sobre lo monetario en varios casos. Sin dudas una tendencia impuesta por una generación que se vuelve cada vez más sensible a los detalles que hacen elevar la calidad de vida en todos los ámbitos.

No es novedad que mejorar el ambiente laboral es muy importante. La experiencia dentro de un espacio donde se permanece las principales horas del día es clave. Shaw Achor en una de las más interesantes charlas TEDx sobre temas laborales nos dice que el 90 % de lo que nos hace feliz en un lugar es la manera en la que procesamos lo externo y el espacio laboral debe contemplar eso.

Uno puede estar estudiando en Harvard y no ser feliz, puede estar trabajando en Apple, Microsoft, Huawei, Samsung o la empresa que más prestigio tenga pero no ser feliz. Las empresas deben entender que el 25 % del éxito de una persona depende el coeficiente intelectual, que es variable y el 75 % restante depende de una actitud positiva, que depende mucho del ambiente laboral. Si las empresas pueden potenciar ese 75 % y hacer crecer con capacitación el 25 % estamos ante una máquina productividad.

Achor cuenta la experiencia de que le tocó hablar en un internado donde creían dominar el arte de motivar ese 75 % de actitud positiva con charlas relacionadas a cómo evitar las drogas, la mala alimentación, sobre lo malo de la violencia en todo sentido, etc. Eso es centrar todo en el problema y verlo como tal, eso está mal para el CEO de Good Think y experto en psicología positiva, por la sencilla razón que se centra en lo negativo, no en lo positivo. En lo laboral, esto se ve como un peligro y no como una oportunidad.

“Trabajo duro, más éxito, más feliz“ la fórmula que llevamos en nuestro chip. Esta fórmula está muy metida en todos, pero está mutando y ya cambió según Shaw Achor por dos razones. Primero, porque al lograr un éxito, la meta cambia, ejemplo: la meta de buenas notas impulsan a la nueva meta de mejores notas. Segundo, empujamos la felicidad a medida que esas metas se imponen con lo cual nunca alcanzamos la felicidad.

Esto es lo que hacen las empresas, ponen metas para después poner otras metas y otras metas, con lo que se posterga la felicidad o se reduce a un momento. La idea debe ser invertida, ser feliz en lo laboral para empezar a trabajar más duro, con más éxitos e inteligencia. Esto se logra viendo lo positivo y potenciando lo bueno de los colaboradores disminuyendo su nivel de presión, estrés o estado neutral.

El cerebro positivo es un 31 % más productivo, lo que se traduce en buenos resultados económicos para la empresa. Las ventas se potencian un 37 % si es que estamos en un ambiente laboral positivo, lo cual indica que en vez de trabajar duro para alcanzar el éxito y la felicidad, es mucho mejor trabajar feliz, positivos, para después el trabajo duro nos lleve al éxito, a trabajar más rápido, más inteligentemente. El contar con un ambiente laboral positivo hace no solo que seamos más productivos, sino que aprendamos más fácil, con lo que trabajamos ese 25 % de coeficiente intelectual que también ayuda a alcanzar el éxito.

Puede que cambiar el chip cueste mucho con el bombardeo de noticias malas en noticieros, redes sociales, diarios, etc, pero lo cierto es que para Shaw Achor esto es cuestión de 2 minutos al día de reflexionar son 3 cosas positivas por día y mandarlo a un mail o decirlo en redes sociales. Si eso lo centramos en lo laboral o como empresa empezamos a incitar a que los colaboradores sean más felices en un espacio laboral, no dudemos en que los números van a mejorar.

Esto debe ir acompañado de una actitud fuerte de los líderes de la empresa. No es bueno que los que quieran una verdadera revolución en sus espacios laborales no lo intenten, no pongan ganas, no sean positivos. Para esto la consultora Aptitus brinda cinco consejos elementales:

1. Fomentar respeto. Es clave que dentro de un espacio laboral se de un ambiente de respeto primero como persona, esto quiere decir claramente que se la respete por sus decisiones personales (Religión, orientación sexual, posturas políticas, etc) y segundo como profesional, o sea, por lo que hace o por el cómo lleva a cabo su trabajo.

2. Hay que escuchar. Un líder que fomente el espacio laboral positivo tiene que aprender a escuchar, comprender, dar el paso a ponerse en el lugar del otro para comprender lo que pasa, lo que siente y lo que quiere decir. Para eso es clave escuchar y es el primer paso para entender mejor a quienes trabajan contigo.

3. Manejar las crisis. En todo trabajo se dan las crisis, es un hecho y si se pueden evitar, bien, pero si no, es bueno saber cómo tratarlas. Nunca actuar desde la autoridad, sino desde el pedestal de la razón, entender los porqués de la situación y  a partir de eso tomar las decisiones justas.

4. Toma en cuenta a la gente. Un líder que fomenta el buen ambiente laboral sabe que las personas son las que mueven todo y les gusta que su trabaja sea reconocido o tomado en cuenta. Es por eso que no se debe sacar los ojos de los buenos trabajos o buen actuar dentro de empresa, pero por sobre eso, recordar que detrás de esos logros hay personas.

5. Acercarse a los colaboradores. Que tengas un cargo importante o seas el dueño de la empresa no te hace más o menos que los demás. Al final del día somos personas y como tal debemos de recordarlo. Hace bien que no se corte la cercanía con todos los miembros de un equipo o una sección. Sé cercano a quienes te ayudan a estar donde estás.

Fomentar el buen ambiente laboral es apreciar a tus colaboradores, apreciar a tus colaboradores es invertir en su felicidad y conocimientos, invertir en su felicidad y conocimientos es saber liderar positivamente, liderar positivamente es fomentar el buen ambiente laboral.

Comentarios

comentarios