Día de Muertos: Una colorida fiesta mexicana

El Día de Muertos es una fiesta mexicana reconocida en todo el mundo, y se celebra todos los años el 1 y el 2 de noviembre, pero ¿qué es exactamente el Día de Muertos? Hoy te vamos a contar un poco sobre la historia de esta colorida celebración.

De acuerdo a distintos historiadores, es imposible tener una fecha exacta del inicio del día de muertos en México, pues es compartida por culturas como la azteca, la zapoteca, los purépechas y los totonacas (por solo nombrar a algunas). Se tiene una aproximación de que es un ritual y fecha celebratoria con 3000 años de antigüedad. Si hablamos de una en particular, tendría que ser de los aztecas: en su cultura, este era un festejo en el que se precedían fiestas en honor a Mictlantecuhtli y Mictecacihuatl: el señor y la señora del Mictlán (9 regiones que tienen subdivisiones que corresponden a distintas pruebas que el ‘muerto’ tiene que pasar, que depende de cómo haya sido en vida, así como de las faltas que cometió mientras caminaba por la tierra).

Por otra parte, desde el punto de vista del catolicismo se designó al 1 de noviembre como el día de Todos los Santos, que corresponde a los niños o «muertos chiquitos». Además, el 2 de noviembre es día de los Fieles Difuntos, que son los adultos. Por otro lado, en algunas regiones de México, el 28 de octubre es destinado para las personas que murieron a consecuencia de algún accidente o de forma trágica, y el 30 de octubre es en honor a las almas de los «limbos» o niños que murieron sin ser bautizados.

¿Cómo se celebra el Día de Muertos en México hoy en día?

Las personas se preparan con semanas de anticipación para celebrar el día de muertos. Dependiendo del lugar en el que se encuentren, esto es algo que pueden celebrar en un panteón durante los primeros días de noviembre, a donde van a dejar flores, altares y visitan a los familiares cercanos, mientras que en otros lados, se crea un gran desfile, como
el que ocurre en la Ciudad de México.

Cada familia hace un pequeño (o gran) altar de muertos en su casa, reza un rosario o incluso acude a una misa en memoria de los difuntos. Otros solo prenden las velas, los recuerdan en silencio y esperan a que caiga la noche para que las personas que han fallecido los visiten.

Una de las tradiciones que llega a los hogares mexicanos, así como a los panteones, son las calaveritas inspiradas en la catrina: una figura cargada de historias que se extienden desde la cultura mixteca hasta a un mural de Diego Rivera (llamada Tarde dominical en la alameda central) y que hoy por hoy, es uno de los dulces y disfraces más populares entre chicos y grandes.

En el caso de la capital mexicana, las calles principales se llenan de gozo y disfraces de miles y miles de personas que forman parte del desfile de ‘las catrinas’ o que buscan verlo. El Paseo de la Reforma de llena de flores amarillas que maravillan a todos los visitantes únicamente durante esta época del año y que le rinde honor a los muertos.

Comentarios

comentarios